Una tarde de buena vibra. Por Claudia Ainchil