Vie 20.sep.2019 21:50 hs.

Buenos Aires
T: 12°C  H: 49%

cultura-y-comunicacion-  | 

Nuevo encuentro literario, hoy Víctor Justino Orellana y Cuentos Tristes. Por Rosa Oviedo

24.06.2019 18:08 |  Noticias DiaxDia  | 

 Víctor es argentino, nacido en 1974.
Publicó tres libros de cuentos: “Más oscuro que la noche”  (2004)

                                                   “Cuentos Sincréticos” (2011)

                                                   “Sueños caídos” (2012)


Es miembro de Autores de La Matanza y colaborador en otros espacios literarios.


“Cuentos tristes”    


Infinitas lecturas podrían desprenderse de estos cuentos, una de ella nos remite a leerlos desde el llamado “subgénero literario fantástico”, si seguimos las palabras de Todorov, nos enfrentamos a un momento de vacilación como lectores y a una definición de la relación con la realidad.  Nos encontramos a través de los narradores (protagonista, testigo, omnisciente), reconociendo, ironía de por medio, con un tema sugerente: la divinidad y su relación con los mortales, o una discusión permanente con la historia incuestionable de lo cuestionable, ese es el quiebre, la interrupción, la vacilación.

El espacio, o los espacios son imaginarias fotografías dentro de una realidad conocida que devela otra realidad posible.

El tiempo o los tiempos provocan otra interrupción, como no querer registrarlo definido, instalado, tiempo conocido y transformarlo en una imposición temporal por el avance de las historias y sus acontecimientos.

Hay señales explícitas y hasta implícitas, como guiños que nos sugieren la complicidad para adentrarnos en un otro mundo mediante el sarcasmo. Sí, son cuentos breves, pero profundos y en esa brevedad, la ironía, el sarcasmo y sumamos la tautología nos sacuden y nos permiten ser vacilantes de propias creencias establecidas y preestablecidas.


“…Los escribas, retraídos a los recovecos más bajos del mundo real, tramaron una ferz represalia. Con gran parsimonia, sin esforzarse en lo más mínimo, escribieron los textos sagrados. Y se los atribuyeron a dios…”  (en Dios y los escribas).


“…El ciego cantaba. El sistema de reconocimiento de voz de la computadora grababa sus palabras para la posteridad…” (en El canto del ciego)


“…- Cuando el padre va a la guerra…sus hijos mueren de hambre - murmuró alguien en la multitud…” (en Leyes universales).



  • Todorov, Tzvetan – Introducción a la literatura fantástica, 1970.









                                                                                        







                                                                                                                    
últimas noticias
columnistas

+ columnistas

encuesta

Que navegador utiliza habitualmente