Mié 14.Nov.2018 17:09 hs.

 Buenos Aires
T: °C  H: %

 | 

Poemas de Eugenio Mandrini (Buenos Aires)

31.10.2018 01:22 |  Noticias DiaxDia  | 

LIBERTAD
Escribimos sobre ella
Para no ser demolidos por el día (monótono
elefante)
ni por la noche (jauría en la memoria).
Para que en esta ciudad tan fría
Su nombre abrigue más que una barricada
de lana.
Para que los amantes incendiarios no cesen
de brillar como meteoros cuando se apaga
la noche.
Para que la oscuridad no presida
la mesa, el sueño, lo imposible, el mundo.
Escribimos sobre ella, en fin,
Para no volvernos radiactivos.
Otros poetas, que la ignoran, son felices
o triunfan.

UNA PALABRA QUE EMPIEZA CON A
Esos que de noche ven demasiado con el oído: los asustados
Esos que por órdenes, por fracasos, por hastío, agachan
la cabeza cada vez más, y uno se pregunta ¿querrán
morderse el corazón?
Esos que pueden vivir sin mí del mismo modo que yo
(a veces) no puedo vivir sin sus muertes
Esos que se acuestan con una servilleta al cuello para soñar
con la Primera Cena: los desmigajados, los convidados a nunca
Esos que mudan los paquetes de la sangre a un carro y se
golpean los huesos con las coces de un caballo, para que arren
Esos que llevan los roperos al mar y regresan desnudos: los
ilusos vírgenes
Esos que no pueden dormir porque al despertar oyen relojes
atrasados: tic-crac tic-crac
Esos que miran caer los contoneos de una hoja de otoño
y piensan en la devoradora tristeza antes que en los
bosques del amor
Esos que leyeron el poema de Eluard, juzgaron que faltaba
oscuridad de aljibe o chillido de desesperación allí, y
se ponen a nombrar la libertad con un dedo de fuego
sobre una mole de hielo
Esos que han gastado su último manjar de tabaco y elaboran
sus propios humos con polvo de diente rechinado
Esos que a pedacitos se cortan las arrugas con tijeras
porque han visto su respiración perder velocidad
en los azotes del espejo
Esos que cierran las ventanas temerosos de morir ahogados
por el polvo que levantan las banderas cuando soplan
en las calles, y después, arrepentidos, se muerden
las lágrimas
Esos que dan sus puños solo frente a un momólogo, pero
secretamente cuentan los abrazos que guardan
Esos que no sobornan a la poesía para que cante como un
fantasma de oro, sino que la sumergen en lava para que
explote y aturda con sus silencios al reino de los
sordos; los mismos que la llevan a que espante a las
fieras congregadas en las fiestas dominicales y asalte
los candados que guardan a la inhallable mujer de Dios
Esos que se echan a vivir, sin equipaje, en andenes
desolados, para saber si después del último tren, bajo
la noche lustrada por las viejas y empecinadas estrellas,
volverá a pasar la lluvia con sus latidos de añorado
corazón: los melancólicos, los del hollín en un ojo,
los boquiabiertos que tejen la paciencia con sus barbas
Esos que bañan sus lenguas en jugos de pólvora y las
caricias en océanos de lija, y luego salen a cortejar
a la muerte, a demorarla
En fin, los trapecistas que hacen reir a los pájaros,
los suicidas que mueren centenarios en la cama
Para ellos los tesoros
desenterrados por los locos que cavan en el aire,
mi almohada de cuero de mortero que hace de pesadillas
polvo, y en especial una palabra que empieza con A.

LOS BAILARINES DE TANGO
Los bailarines de tango
merecerían bailar en los patios del cielo.
Los bailarines de tango
bailan para que la noche y la ciudad
descansen de las furias del día,
bailan para que sea olvido la muerte
y tantas otras sombras que nublan el aire,
bailan para que las penas, por un momento,
dejen de llover en la cara de los solos,
bailan para que en la espuma y el oleaje de sus pasos
haya algo del mar que siempre soñamos.
Bailan porque bailar
es la puerta de entrada a los patios del cielo.
¿Pero quiénes son los bailarines de tango?
¿Fantasmas que flotan a ras del piso?
¿Cantores que gesticulan con los pies?
¿Hojas de un otoño azul jugueteando en el viento?
¿Inventores de laberintos con sus zapatos
lustrados por la pomada del infierno?
¿O son los que pulen baldosas y las dejan
como espejos para que la luna se peine
y los perros enloquezcan?
Los bailarines de tango
merecerían bailar en los patios del cielo.
Yo he visto a vagabundos
detenerse y entibiar la distancia,
al verlos bailar.
He visto en los amantes el deseo
de quemarse en ese otro fuego,
al verlos bailar.
He visto a poetas llenarse de resplandores
los ojos y, acaso, la sangre,
al verlos bailar.
He visto a los locos volver del más allá
y en la mitad del grito, sonreír,
al verlos bailar.
Y no sería extraño
que pájaros y astronautas se marearan,
al verlos bailar.
Los bailarines de tango
ya están bailando en los patios del cielo.
Los veo ahora mostrar su arte
de asombros y relámpagos
embrujando a los ángeles –criaturas
invisibles de sangre celeste- que darían sus alas
por aprender a bailar.
Los bailarines de tango
seguirán bailando en los patios del cielo
hasta que Dios, el ausente,
aparezca de pronto
y aplauda.

LOS PECES MÁS LEJANOS
Antes me intrigaba saber por qué, sentados en la orilla del
día, los que venían a pescar permanecían allí, de espaldas
a lo que se supone que es el mundo, y entregados al olvido
del tiempo.
Ahora que soy uno de ellos, lo sé.
Estamos aquí desde que aprendimos que estas aguas son menos
turbulentas que las del espejo, aquel otro río donde alguna
vez echamos todos los anzuelos y recogimos sólo viejas
confesiones, estallidos apagados, tierra conclusa.
Estamos aquí desde que llegamos deseosos de partir, y no
nos atrevimos. Traíamos la meta de alcanzar a los peces más
lejanos, aquéllos que serán los últimos en morir, y todavía
no nos atrevimos.
Tal vez lo hagamos cuando eso, a nuestras espaldas, que se
supone que es el mundo, deje de cortejarnos con sus luces,
que entre derrumbes, aún titilan.
Los peces más lejanos, como es su costumbre, aguardarán,
multiplicados.

"LA ALMOHADA"
En mi almohada hay un tigre.
Me lava la cabeza con su aliento de fósforo,
me cuenta la selva en el oído, el matorral
donde acechan las voces del terror o el susurro, el
arte del sigilo que apaga el gemir
de las hojas secas.
En mi almohada hay un tigre.
El resplandor donde los ciegos tambalean.
La sangre de la luz que envidia el fuego.
Si duerme –raras noches-
lo hace con la cola enroscada en mi cuello
como un látigo que espera.
Si está alerta –tantas noches-
me habla. Me dice: Escribe,
con el asombro del color que soy
con el hambre de las entrañas que soy
con el brillo de oscuridad de la mirada que soy.
En mi almohada hay un tigre.
Todo tigre es un poema feroz.

Eugenio Mandrini nació en Buenos Aires , en 1936.
En el año 2008, fue ganador del Premio de poesía Olga Orozco por su libro Conejos en la nieve. Guionista de historietas, Académico Titular de la “Academia Nacional del Tango” y fundador e integrante de la “Sociedad de los poetas vivos”.
Autor del volumen de microrrelatos Criaturas de los bosques de papel (Ediciones Culturales Argentinas), ha sido incluido en revistas como Puro cuento y Ñ, de Buenos Aires, en la antología Galería de hiperbreves (Tusquets, Barcelona).
Libros publicados: “Criaturas de los bosques de papel”, poemas y cuentos, Ediciones Culturales Argentina, 1987 / “Antes que el viento se apague”, poesía, 1989 / “La Argentina en pedazos”, adaptación a la historieta del cuento Cabecita negra de Germán Rozenmacher, Ediciones de la Urraca, 1993 / “Campo de apariciones”, poesías, 1993 / “Discépolo y Dios”, ensayo, Ediciones Corregidor 1998 / “Párpados para el ojo que sale de mí”, poesía, 1999 / “Los poetas del tango”, ensayo y selección de letras, Ediciones Colihue, 2000 / “Galería de hiperbreves”, antología de cuentos, Tusquets Editores, Barcelona, 2001 / “Tiros libres”, antología del fútbol, Ediciones del Intituto Movilizador de Fondos Cooperativos, 2002.
 
COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Diego Etcheverría es la esencia y la existencia de la humildad.Por Rosa Oviedo

 Hoy lo prometido un poeta matancero. Escritos de asistentes al taller “Experiencia Letras” y las líneas sobre Pedro Chappa.

° Rosa Oviedo - Profesora de lengua y literatura. Crítica literaria. (UBA) 

Mary Guerreiro (Buenos Aires) en Poetas Argentinos

ESCUCHA LA ENTREVISTA A LA POETA.
PROGRAMA POETAS ARGENTINOS DE LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION 
www.youtube.com/watch

Marcos Martinez (Mendoza) en NOTICIASDIAXDIA

ESCUCHA EL AUDIO .Claudia Ainchil entrevista a Marcos Martinez (Mendoza) escritor, director de teatro, docente y performer. radiocut.fm/audiocut/marcos-martinez-mendoza-en-noticiasdiaxdia-radio-conexion-abierta/

Alejandra Vidal cuenta sobre la matanza contra los pilagá de Fortín Yunká

Claudia Ainchil entrevista a Alejandra Vidal (Universidad Nac de Formosa) quien nos cuenta sobre la matanza contra los pilagá de Fortín Yunká ocurrida el 19 de marzo de 1919 y sobre la Jornada que van a hacer el 11 y 12 de abril de 2019. radiocut.fm/audiocut/alejandra-vidal-matanza-contra-los-pilaga-de-fortin-yunkaen-noticiasdiaxdia-conexion-abierta/ ESCUCHA EL AUDIO

Taller - Experiencia Letras. Difundir la cultura de la Matanza. Por Rosa Oviedo

Rosa Oviedo - Profesora de lengua y literatura. Crítica literaria. (UBA) 

últimas noticias
encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

VOTAR ver resultados
síganos en Facebook