Lun 21.Ago.2017 18:25 hs.

 Buenos Aires
T: °C  H: %

 | 

Libro "Homo trashumante" de Ricardo Kleine Samson

18.07.2017 06:01 |  Noticias DiaxDia  | 

Fue declarado de interés legislativo la publicación del libro “Homo Trashumante” Provincia de Neuquén bajo el expediente 2147/17, del autor Ricardo Kleine Samson. La iniciativa fue presentada por la directora del Complejo Cultural Casa de las Leyes, Anahí Riquelme. Describe, con fotos y textos, la cultura del norte neuquino.

En los Fundamentos expresa: “La mencionada publicación nace como registro de este fotógrafo aficionado, agrónomo y paisajista, residente en la ciudad de Neuquén, que supo captar desde otro lente, desde otra óptica, la extraordinaria particularidad de los habitantes del norte del Neuquén: los trashumantes. Estos seres que a través de los años han ido y han venido; van, vienen y vuelven a venir. Pasado y presente de una cultura cuasiinfinita respecto de su finita biología.

El norte neuquino atesora atractivos por su paisaje y su naturaleza; también por su historia y su cultura. A quienes nacimos en ese punto geográfico nos gusta decir que aquí se forjó el ADN de la Provincia; que es este rincón del territorio el que supo albergar la sabiduría ancestral de nuestros pioneros formando un ideal de patria floreciente, y que aquí se dio la siembra de la identidad de los neuquinos.

Esta región agreste es bella. Su traza se la dan los contrastes: bosques que se alternan con la aridez de sus mesetas y ven asomar praderas de altura, cubiertas de arbustos espinosos. Asoma generosa y casi salvaje entre rutas de ripio y huellas de arreo en sus montañas. Sólo hay que echarse a andar orillando algún río para saber de la historia o cruzar algunos cañadones entre potreros y bardas, entre mallines y alfalfa para llegar a conocer a los arrieros. Estos crianceros pertenecientes a una vieja cultura que ancla su tradición en la crianza de chivos y unas pocas ovejas, vacas, caballos y burros.

A la gente del norte neuquino le sobran abrazos y le abundan historias por contar, tienen la mano tendida para el que va por la huella, para el que viene con ganas de hacer la noche bajo su cielo bendito que tan bien supo capturar Ricardo. Y es precisamente este punto del Neuquén, una de las pocas regiones del mundo que sostienen la práctica ancestral de la trashumancia: actividad que ha sido el eje cultural, social y económico del norte del Neuquén.

Este es el punto de la Provincia que describo Ricardo Kleine Samson allá por el mes de diciembre de 1979, motivado por la travesía de recorrer la Cordillera del Viento en moto. Y fue en el primer recodo de un enripiado camino que se encontró con un indescriptible fenómeno que lo dejaría maravillado: toda una familia arreaba un gran piño de chivos.

Este libro como si de un diario de viaje se tratara, resume más de 280.000 km recorridos. Es la minuciosa selección de entre más de 100.000 fotos y un conjunto de testimonios y experiencias que han sido vividas a la luz del paisaje del volcán Tromen y la Cordillera del Viento, y de un fuerte lazo de amistad con los crianceros, que nos deja vislumbrar ese haz de luz que nos acerca.

Este hombre, apasionado del norte neuquino, registra historias de trashumantes con su cámara fotográfica y las acompaña unos textos que dan cuenta de una interpretación propia acerca de quiénes son estos habitantes neuquinos.

En sus relatos revela la pasión que lo embarga y ha podido poner en palabras la simpleza, crudeza y franqueza de la gente del norte. A modo de ejemplo, cuando describe el rostro de una mujer campesina de Colo Michi Có, doña Marcelina Aguilera, dice: “No es su cara. Es un paisaje.

Es la Cordillera del Viento que se ha metido en su cuerpo por la osmosis de su calzado que como una continuación de esta tierra ha subido por su geografía y se ha instalado en su carne haciendo de ambas una sola cosa, un solo lugar y una misma historia”.

La vivencia interiorizada en hombres y mujeres del norte neuquino se ha vuelto consciencia e identidad. Ser trashumante es un conjunto de sentimientos arraigados que se han ido forjando a lo largo de los años en contacto con este agreste y bello entorno, del cual se hacen parte indisoluble.

Y así, se superponen en el espacio y en el tiempo, personas, objetos, valores, relaciones, paisaje, comportamientos, raíces, historia, costumbres, cotidianidad, cosmovisión, conocimientos y tradición.

Es este sentir tan particular que intenta transmitir Homo Trashumante. Es decir, no se trata ni responde a una condición genética, sino más bien a una particularidad cultural incomparable.” Fdo.) RIQUELME, Anahí.

 

últimas noticias
encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

VOTAR ver resultados
síganos en Facebook