Dom 21.Abr.2024 12:15 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%
Poemas  de ...

Por Poemas de ...



 | 

Poemas de Luis Raúl Calvo (Buenos Aires)


Poemas de Luis Raúl Calvo (Buenos Aires)

15.09.2014 12:02 |  de ... Poemas  | 

La Rosa Inquisidora

Un bacilo de nostalgia me acomete.

Con el sabor amargo del destierro
y los ojos gastados por miradas que no cesan.

Sucede que la flor no ha bostezado aún
el aroma virgen de criaturas en Septiembre.

El hombre clava su aguijón en una vereda ciega
deteniendo el paso de la rosa inquisidora.

Porque no hay preguntas meciendo
su ignorancia en el jardín de los rebeldes
porque no hay respuestas cabalgando
en un libro del Quijote.

Sólo un bocado de tiempo.

Sólo una medida de tiempo
que se agota en la poesía.

(De “Tiempo dolorosamente resignado” (Ed. Generación Abierta, 1989)


La Grotesca

La Grotesca sufre en las piedras de cianuro.
Arrojadas al fuego, abatidas por la furia
de cerebros desahuciados
son el polvo de la bruma.
La mansedumbre abraza los cabellos del ángel
besa sus alas de ciruela y se recuesta
en las costillas del demonio.
De tanto en tanto nos vemos como somos
desplazando el filo del cuchillo
en la crueldad de la madrastra.



Rotos


Rotos
Los gitanos escupen
en tierras ajenas
Han dejado un sudario
de ángeles y cuervos
y a la niña virgen
lavando sus culpas
Rotos
El hollín mezclado
en la serpiente
se impregna
de chusmas
que blasfeman
Nadie está exento
de escuchar
lo inconfesable
Rotos
La ruptura del himen
nunca fue lo prohibido
lo saben aquellos
que amaron en el espanto
Rotos
Sólo el hueso del cráneo
Sólo eso



Invención de las voces


Cruzar el lago para inventar otras voces.
Los sonidos perdidos en las llagas de las formas.
Fueron otros los que desnudaron la falacia de los nombres
el grotesco de gritos y susurros
un inventario de colores sumergidos en la tela.
Cruzar el lago desde el tambor de las esfinges.
retener el piso de la mano en el surco de los reinos.
Ellos delinearon los fantasmas de las villas
el sermón de los oráculos
la retina perpetuada en un charco cadavérico.
Detrás del lago está la otra mitad del esqueleto
la palabra detenida en los labios del trueno
y un puñal de pirata desembarcando
en la cruda insinuación de la criada.

(De “La anunciación de la partera”, 1992)



La quinta pleitesía

La quinta pleitesía recompuso
mis huesos en los tuyos
trastocó la sangre amarilla
de tu fina espesura
en diez pesos destinados
a un regalo mortuorio.
Por eso trocaste las selvas
acuáticas, en insípidas formas
de arcángeles caídos
los ríos perdidos del relámpago
en las vastas detonaciones del hielo
las miserables cocinas de casamiento
en una lengua de víbora.
El deseo se transforma en una boca
extranjera, en las arrugas de los sioux
cuando danzan raudamente en la luz
de los ventrílocuos, en la sudorosa
pordiosera guarecida en los matorrales
del Abasto.
Hoy no escucharemos la liturgia
de los prófugos creyentes ensimismados
con su credo, la fe es una arena movediza
difícil de palpar en esta inesperada
lluvia de diciembre.
Frágil, como el olvido.



Villa Devoto (1973)


Esta pequeña eternidad se origina en el instinto.
Voz que se guarece en la noche de todas las tormentas.
Amar fue destituir a los rojos conserjes, de los hoteles
habitados por las ondas paralíticas.
Las escenas pasan, pero algo perdura en el vahído de los nómades.
El delirio de los presos condenados a ser libres
tus besos suspendidos en el manantial de la locura
y ese rostro de horror de las mujeres, eternizadas
en el ojo de la viuda.
Los vestigios de la luna en el lago
son la zona macabra de los signos perdidos.
Alguien reconstruyó el escenario del crimen
con las muletas olvidadas en un fragmento de nuestra historia.



Presencia real


En este lugar de inacabadas formas
los deteriorados legajos
fueron en otro tiempo
una presencia vital
un espejo instalado
en la sombra malherida.
Aquí habitamos los desposeídos
de la gloria y del infierno
los corresponsales de guerra
perpetrados en las anchas baldosas
los confinados a un estado
más cercano al deterioro
que a un celebrado funeral.
Es el momento de decir las cosas
tal como son.
Estos habitáculos ya no soportan
tanta historia acumulada
tantos graznidos de palomas
sometidas al abandono
tanta perpetuidad detenida

en esta máquina de escribir
obstruída por la falange del herrero.
Somos, en definitiva, los condenados
a respirar el perfume de esa mujer
que alguna vez fue nuestra
y que hoy hemos perdido
mediocremente
como sólo se pierde a una mujer.

(De “Calles asiáticas”, 1996)




I


Suele suceder que el tiempo
transforme los recuerdos
en otros recuerdos
las miradas en otras miradas
las sospechas en otras sospechas.

Cada familia celebra sus ritos
cotidianos, crea de la nada
sus propios fantasmas, inventa
por las noches monstruos clandestinos.

De esa lúgubre orfandad, venimos
a este mundo, para iniciar
un extraño pacto con la vida.




XVI

Regresar al viejo sitio
tiene sus riesgos.
Uno llega con el deseo
de encontrar la imagen
suspendida en el pasado
pero el paso del tiempo
nos da otras respuestas.

Ni las mismas casas
ni los mismos rostros
ni los mismos olores

ni las mismas aguas
ni las mismas miserias
ni las mismas amantes

están allí, para dar testimonio
de que alguna vez fuimos nosotros
los que decidimos alejarnos.
Nadie para certificar, o dejar
constancia, de nuestra antigua identidad.




XX

La casa donde reposan los recuerdos
no reconoce dueños ni pertenencias
del pasado.

En su entraña se cobijaron
historias vividas y no vividas
allí nacieron cuentos de hadas
voces parciales de un drama
creado a imagen y semejanza
de un héroe de fantasía.

Alguien debería narrarnos hoy
otros espejismos, para saber
que conjeturaban el lobo
el villano, la bruja de alcoba
sobre esos mezquinos relatos.

La casa donde reposan los recuerdos
es una deuda pendiente, un sueño inconcluso.

(De “Bajos fondos del alma”, 2002)




Belleza nómade


• La eternidad: ese instante que nos habita sólo una vez.
• Hablo y me reitero. ¿A quién le hablo, a quién le reitero?
• Hay flores que al morir merecen una buena sepultura.
• El dolor transforma el mundo en un gran desierto.
• Quien revela nuestro destino, nos hace cómplice del destino.
• Extraños fueron esos días, por eso los extraño.
• Las heridas no reconocen otras heridas.
• Toco la piedra y su dureza me recuerda a este mundo.
• No era mugre pero parecía mugre. ¡Cómo cambian con los años nuestra percepción sobre las mismas cosas!
• Esa mirada, perdida, extraviada. Esa mirada, sabe más de lo necesario.
• Verme en ti, así tan lejano. Siempre debería verme así en ti. Como un extranjero.
• Tus ojos, bella lluvia de otoño. Así, tan tristes, me dan tanta vida.

(De “Belleza nómade”, 2007)




Cuestiones de Amor
a mi madre


Hay tanto escalofrío, tanto agobio acumulado
que atraviesa el deseo en estas cruentas horas
de ciudad derrotada, que vuelvo a vos mamá
para esconderme entre tus blancas faldas
y protegerme de la luz aciaga que nubla la razón
y los sentidos.

Vuelvo porque sí, a buscar refugio en tus
dulces manos de otoño, como en esos viejos días
cuando otro escalofrío corría por mis venas y tu
amor como siempre todo redimía.

Aquel largo camino hacia la escuela, el olor a pan
caliente brotando de los fondos de la antigua
panadería, los viajes deseados en el Auburn, con
papá y Liliana, en esas calurosas noches de
verano y las paredes de Pujol que guardan por
siempre tu eterno sabor a madre.

(De “Silla vacía y otros poemas”, aún inédito)


LUIS RAÚL CALVO Nació en Buenos Aires, Argentina en 1955. Poeta y ensayista, autor y compositor de música. Licenciado en Psicología.
Dirige la Revista “Generación Abierta”(Letras-Arte-Educación), “Declarada de Interés Cultural” en 2000 por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Ha recibido diversas distinciones literarias.
Parte de su obra ha sido traducida al francés, inglés, rumano, portugués, italiano y bengalí.
Co-Conduce desde el año 2007 el programa “Generación Abierta en Radio”, en Radio FM Cultura (97.9 MHZ).
Dirige desde 1992 el Café Literario “Antonio Aliberti”, en el Café “Montserrat”, de Buenos Aires.

Obra publicada en poesía: “Tiempo dolorosamente resignado”(Ediciones “Generación Abierta”, 1989); “La anunciación de la partera”( Ediciones Correo Latino, 1992); “Calles asiáticas”( Editorial Plus Ultra, 1996)); “Bajos fondos del alma” (Ediciones “Generación Abierta”, 2002); ”Belleza nómade”(Ediciones Generación Abierta, 2007); “Nimic pentru aici, nimic pentru dincolo” (Antología Poética) en lengua rumana con traducción de Flavia Cosma ( Editura Gens Latina, Alba Lulia, Rumania, 2009); “Nada por aquí, nada por allá” (Antología Poética) (Ediciones Generación Abierta, 2009); “Profane Uncertainties” (“Profana Incertidumbre”) (Antología Poética), en lengua inglesa, con traducción de Flavia Cosma (Editorial Cervena Barva Press, Estados Unidos, 2010); “Breve Anthologie” (Antología Poética) en lengua francesa, con traducción de Ana Romano (Editorial l Harmattan, Francia, 2012) ; “A Outra Obscuridade” (“La Otra Oscuridad”) (Antología Poética) en lengua portuguesa con traducción de Patricia Tenorio (Sarau das Letras Editora Ltda. Brasil, 2013)
Ha realizado versiones en español de los siguientes libros de la poeta rumano-canadiense Flavia Cosma:
“Hojas de diario”, Casa editorial Maribelina, Lima, Peru, 2011 (Editor)
“El barrio latino”, Maribelina, Lima, Peru, 2012 (traductor)
“El cuerpo de la luna”, Maribelina, Lima, Peru, 2013 (traductor)

Música: En 2011 grabó su primer álbum musical “¿Cuál es la verdad de lo vivido?” -Canciones Urbanas- interpretando temas de su autoría, con el acompañamiento vocal de Noemí Magliocca y del maestro Oscar Laiguera en piano y teclados.

COMENTARIOS
síganos en Facebook