Sáb 01.Oct.2022 9:17 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

poemas-de-jujuy-a-tierra-del-fuego  | 

Poemas de Meliza Ortiz (Jujuy)

06.06.2022 18:46 |  Noticias DiaxDia  | 

 
 POEMA DE CIENCIA FICCIÓN
Este es un poema de ciencia ficción
y estamos en el año 2511.
¿Alguien podrá decir cuando le pregunten:
Sí, estamos en el año 2511
y yo nací el 24 de febrero de 2482?
Carteles publicitarios ultrasónicos
de Mc Donald´s, Cocacola y Sony
cubren todo el cielo
y nos tapan todo el sol.
Pero ahí ahí
veo una chica de camperita fucsia
lanzándoles misiles teledirigibles
que los hacen estallar
y se forma esa lluviecita de fuegos artificiales de carteles
que se ve por allá.
¡Oh!
¿Es esa la francotiradora francoterrorista de camperita fucsia
que va a salvar al mundo de los carteles para devolverle la luz?
Sí.

BOX
A veces me gusta quedarme a la noche en el living vacío
viendo la pelea con mi papá.
Preguntarle cosas técnicas.
(Cuánto dura un round y cosas así).
Una vez sorteaban un guante autografiado de Oscar de la Hoya.
Había que inscribirse por Internet en la página de Fox Sports.
Después me estuvieron llegando por mucho tiempo
mails con noticias de boxeo.
Y mi papá no ganó el guante.

POEMA
Y no sé...
Me habré echado encima alguna culpa impalpable
y después me habré metido en alguna batidora prendida sin darme cuenta.
Y entonces se me habrá puesto todo a dar vueltas adentro hasta espesárseme bien.
(Ya me estoy imaginando: con la nariz pegada a la pared transparente
sin hacer nada por dejar de batirme).
Y, claro, el golpe de horno que me falta me lo vas a dar vos ahora cuando llegués.
Para tu deleite, voy a ser la galleta con forma de muñequito
que te vas a comer con tu té de naranja
a las seis de la tarde.

...

Ya me comí todos los sugus.
(¿Valdrá la pena esperarte tanto?)

. . .

Ella siente que se desarma.
(Nadie va a venir a juntar los pedacitos).
Ella en un lugar donde la gente va para meterse ruido.
(El cuerpo lleno.
(De gente. De ruido)).
Y ella en el medio,
calladita,
desarmándose ahí.
(Y nadie va a venir a juntar los pedacitos).
(Ella soy yo).

EL MISTERIO DE LA RECETA
Yo desde que era chiquita
siempre escuché las charlas
sobre el misterio de la receta de la Cocacola.
Si vos tenés tapado el caño
tirás Cocacola y listo.
El poder de su fórmula es tan fuerte
que perfora todo lo que toca.
La carne remojada en Cocacola. Testimonio de una chica:
“Es un experimento que los yanquis hicieron
y al otro día amanece podrida toda la carne”.
Hace unos días descubrí un dato importante.
El nombre del ingrediente secreto de la Cocacola.
Pero no lo voy a decir.
Algo terrible terrible
nos podría pasar.
Y nadie quiero eso.
¿O sí?

MAYO
Escaleras.
Tertulia.
Jazz.
Me puso la mano en la espalda y me tamborileó el ritmo con los dedos.
(Como si me hubieran vuelto del coma).

RE POWER HOY
Sí, soy linda, borracho del orto.
Dejá de mirarme porque te voy a matar.
Y ahora en un bar
me como un lomito y me tomo una birra
yo sola
en medio de todos estos tipos con pinta de duros rockanroleros.
La pinta nomás.
Deben estar pensando en la mujer y en los hijos.
Yo hoy me siento re densa y lo quiero aprovechar.
Que ni me miren porque les parto la botella en la cabeza
así como me ven.
Además queda a la vuelta de mi casa
y me puedo volver yo sola cuando yo quiera
y eso me da poder.
Me siento re power hoy.
(Y ojo que me pongo la capucha en cualquier momento).

ALGUNA DE JARMUSCH
Parece que está por llover
(por el nublado repentino y el vientito)
y me gustaría decirte
-por paloma mensajera con piloto impermeable-
que estaría bueno que vengas.
Ver la primera lluvia
y alquilar alguna de Jarmusch
que nunca hayamos visto.
...

“El pelo se te ve más lindo cuando estás enojada.
Porque cuando estás enojada vas caminando adelante
mío. Y yo te veo el pelo”.
. . .

Este verano nadie se bañó en la pileta.
Llovió mucho.
Llueve mucho todo el tiempo.
Afuera y adentro.
(Sobre todo adentro).

****
LAMENTO BOLIVIANO
En la clase de zumba del gimnasio de abajo ahora ponen
“Lamento boliviano”.
Bajan el volumen en la parte de borracho-y-loco
para que los gimnastas alumnos canten fuerte y se diviertan
al margen de la existencia de los habitantes
de los primeros pisos del edificio,
la confitería Scott
y la gente que pasa caminando por la vereda.
Pero yo desde mi terraza
con un vaso de agua en la mano
esta vez
y mirando el reflejo de los gimnastas alumnos
del último turno de la noche
en la gran vidriera superior del edificio del frente,
congelo el malestar de costumbre en el que me veo inmersa
de lunes a viernes de 14 a 16 y de 21 a 23
cuando llegan las clases de zumba,
pongo en pausa
la planificación fría de métodos anónimos y fantasiosos de ataque
-uno es clavar en el muro de mi terraza una cadena
que tenga una gran bola de metal en la punta y lanzarla,
cuando esté todo cerrado y oscuro y dormido
y sea muy muy tarde,
contra los vidrios de las ventanas del gimnasio
hasta hacerlos estallar en cientos de partes
y luego,
después de izar la bola nuevamente hasta mi terraza,
de alguna manera,
arrojar adentro,
a través del marco hueco de las ventanas rotas,
alguna especie de bombita de olor
que obligue al gimnasio a suspender las clases,
aunque sea,
de las primeras horas de la mañana-.
Me quedo quieta,
digo,
y me acuerdo
de cuando en séptimo grado
cantábamos el tema,
que acababa de salir al mercado como un gran hit,
y cuando llegaba la parte de borracho-y-loco,
justamente,
en reemplazo de la palabra loco
decíamos el nombre de alguien que estaba en el grupito,
sobre todo si era alguien que te gustaba.
Yo decía Gonzalo.
Y por un fragmento de segundo dejo de pensar en las clases de zumba, en la dueña del gimnasio, en todo lo que supondría el envío de una carta documento, en la posibilidad de alianza en protesta con los demás vecinos, en el administrador del edificio, en la dirección de control comercial de la municipalidad, en el defensor del pueblo, en la bola de metal y sus posibles consecuencias.



Meliza Ortiz nació en Jujuy, Argentina en 1982. En poesía publicó los libros “Poemas para sacármelos de encima” (Perro Pila, Jujuy, 2006) y “Quinotos al whisky” (Intravenosa Ediciones, Jujuy, 2008), Poeta surfera y otros éxitos (Nudista, Córdoba, 2018), la plaqueta “Cálculos auxiliares” (Viento Norte, Salta, febrero 2010).Como dramaturga escribió, entre otras obras, “Duele”, “Complemento Agente” (ambas llevadas a escena) y “Piletín”, obra por la cual recibió el Premio Provincial de Dramaturgia en el Concurso “Jujuy le han puesto de nombre”, organizado por la Secretaría de Cultura de la Provincia de Jujuy. 
Coautora con la artista plástica Virginia Montaldi del libro álbum Si me ves feliz (Allá Ellas – Fondo Editorial de la Secretaría de Cultura de Salta, 2019).

Poemas, cuentos, relatos, crónicas y artículos suyos aparecen en revistas, diarios locales y nacionales. Forma parte de las antologías “Papeles en el cajón” (Cuadernos del Duende, Jujuy, 2004), “Poesía Joven del Noroeste Argentino” (Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 2008), “Once. Salpicón jujeño de poesía” (Intravenosa Ediciones, Jujuy, 2011) , “Sumergible. I° Festival de Poesía Contemporánea”, Marcia Larvaria. Antología Marciana de Poesía Vol. I (Larvas Marcianas, Santiago del Estero, 2015, Antología Federal de Poesía Región Noroeste (Consejo Federal de Inversiones – CFI, Buenos Aires, 2017), entre otras.




 





encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

síganos en Facebook