Sáb 25.May.2024 18:22 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

cultura-y-comunicacion-  | 

Fábrica de chicas: Convincente obra teatral sobre la violencia de genero. Por Omar Ramos *

Teatro

06.04.2024 16:40 |  Noticias DiaxDia  | 

Alma (Veronika Ayanz Peluffo) y Esther (Diana Lelez) son las protagonistas de Fábrica de Chicas, (Tercer temporada) Compañía Faro, obra teatral, cuyo autor y director es Osvaldo Peluffo. Narra un drama de un realismo desgarrante, como es la violencia de género, que lamentablemente sigue teniendo rigurosa actualidad, dentro de todos los sectores sociales. Recientemente, la hermana de una víctima fatal, tuvo que insistir para que los periodistas la entrevistaran: “Ya ni muertas somos noticia”. Y esa terrible posibilidad de la muerte de las víctimas está latente en toda esta puesta, sin golpes bajos, ni lugares comunes, sí como una toma de conciencia ante este flagelo del femicidio, a pesar de la implementación de las distintas políticas públicas. La mayoría de las mujeres tienen entre 20 y 29 años.

En el caso de esta obra, se trata de dos operarias que trabajan en una fábrica, empaquetan y atan cajas de cartón, en un espacio rutinario y cerrado, como sus vidas, donde los hombres no están en escena pero sí presentes en los pensamientos, en el deseo, en un caso, pasional, enfermizo y tóxico, y en el de la otra mujer totalmente desesperanzador en la valoración de todos los hombres.

El libro de Peluffo no da respiro, la trama no se bifurca, es profunda e intimista, toma la óptica de las mujeres, en un intercambio por momentos violento en la conversación de las protagonistas. Se habla del jefe, como macho sancionador que detenta el poder y puede despedirla a Alma por llegar tarde. No casualmente, en ese pequeño espacio de trabajo, hay una cámara que las vigila, una metáfora del hombre controlador, un macho alfa como la pareja de Alma. La escenografía es sobria, un biombo, unas perchas, una pequeña tarima donde se arman las cajas y un teléfono, que al atenderlo, revela amantes masculinos de una empleada de otra sección. Las llamadas se suceden, atiende Alma, y es en ese rol de escucha y dar información donde hay un respiro a tanta tensión e incluso cierta ironía. Los actos escénicos se suceden en un juego de luces que se apagan y se vuelven a encender, con una música que es un ruido perturbador como la vida de las protagonistas.

Esther trata por todos los medios de que Alma reconozca los malos tratos psíquicos y físicos de su pareja, que tome conciencia del peligro que corre, pero como tantas mujeres, la víctima justifica la conducta del hombre porque ella lo pone nervioso y no puede hacer frente a la situación. Él es bueno y cuando se enoja ella lo sabe llevar, lo entiende, su pareja la quiere y ella espera darle un hijo varón.

La interpelación de Esther por momentos alcanza una virulencia para que su compañera reaccione, habla mal de todos los hombres, literalmente los insulta. La conversación, o mejor dicho la arenga de Esther, adquiere un alto voltaje, como también la negativa a defender lo indefendible de la otra protagonista. El autor no usa eufemismos, ni elipsis, describe en forma directa, con un registro coloquial y dramático, en una discusión entre ellas que sacude al espectador y lo hace reflexionar. Se trata de dejar los anacrónicos valores de la sociedad patriarcal, donde la mujer carecía de preeminencia y de estimación en comparación al hombre, donde el “Jefe de familia” ejercía el poder afuera y adentro de la casa.

Las actuaciones de ambas protagonistas son altamente convincentes, están en permanente tensión, realizan un despliegue de expresividad actoral, emotiva y física, en sus diálogos y al desplazarse por el escenario de un lugar al otro, en un enfrentamiento agresivo y en otros compasivo.
Es necesaria una situación límite para que Alma reaccione, deje su personalidad sumisa, su baja autoestima, tome conciencia y reconozca que es golpeada físicamente por su pareja.

Fábrica de Chicas participó de la 32 Mostra de Teatre Ciutat de Dénia, Valencia, España (2023). Este espectáculo fue contratado por diversos municipios de la Provincia de Bs As, como el de Merlo (2017), Lomas de Zamora (2017) Coronel Dorrego (2014); también en el teatro El Damero, de CABA (2015) y se realizó una función debate en la Escuela Normal Sofía Spangenberg (lengüitas) de CABA (2014) y funciones privadas en Espacio Faro, loft cultural, temporada (2013).

El ciclo de obras de la Compañía Faro continuará dos viernes más de marzo con Fábrica de Chicas en el teatro El Ojo a las 20 hs. El día 5 de abril va la tercer temporada de la obra Ravioles, en el mismo teatro, mismo día (viernes) y horario (20 hs) durante Abril y Mayo. Y el sábado 6 de abril a las 21 hs la obra La Señora Macbeth (única función) también en el Teatro El Ojo.

*(Escritor, periodista y abogado)

síganos en Facebook