Dom 19.Ene.2020 4:04 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%
Omar Ramos

Por Omar Ramos

 Escritor / Periodista

 | 

La melodía de un tango. Por Omar Ramos

YA NUNCA ME VERAS COMO ME VIERAS
Esteban Charpentier  
Poesia 
55 Pag. Esteban Charpentier Editor
 
La melodía de un tango. Por Omar Ramos

03.01.2020 10:17 |  Ramos Omar | 

 La poesía requiere de un espíritu sensible, de una percepción de la existencia, iluminada por el asombro y la utopía. Su corpus abreva tanto en la turbulencia del amor como así también en la majestuosidad de las pequeñas cosas. Es el caso de Esteban Charpentier, quien en su nuevo libro de poemas “Ya nunca me verás como me vieras”, arranca de su esencia versos, que al igual que la melodía de un tango, cantan su pasión por la vida. Lo hace, en ocasiones, elaborando metáforas claras y directas, como en “A la más amada”: “Tu poema/ mi Alma niña/será este campo arado con tinta/ en un papel que fue árbol/. En otros pasajes, el autor recurre a las imágenes semicerradas e incluso crípticas, que no son un desmérito sino otra forma de plasmar el sentimiento: “La noche… se persigna ocho veces en señal de vestigio… escupe un carnaval de saliva dentro del baile de las libélulas “.  

 El paratexto de este poemario es pródigo, el título es un verso del tango Sur, de Homero Manzi, ampliados con otros “Nostalgias de las cosas que han pasado/ arena que la vida se llevó/ Pesadumbre de barrios que han cambiado y amargura/ del sueño que murió”, que encabezan la primera página. Es que el tango recorre, a veces, en forma explícita los tópicos de este texto y en otras está escondido tras las palabras, como un fuelle que no sólo rezonga, ya que su música se transforma en composiciones poéticas. Dice Charpentier en el poema “Buenos Aires”: “Si tuviera que describirte/ diría que vas descalza adoquinando un ritmo de gardeles… / almacenada en de poesía y tango”. 
 
 Siguiendo con el análisis del paratexto, cada poema lleva un epígrafe de distintos autores: Cortázar, Borges, Gelman, Urondo, Lorca, Dalton, Rimbaud, entre otros, que señalan las múltiples fuentes literarias del autor. El prólogo de Leopoldo Castilla refiere que Charpentier escribió este libro a “pecho abierto”.  Sin duda es así, ya que su poesía  fluye sin artilugios, en tránsitos donde el mar, los peces, las arenas, las campanas y las mujeres,  brotan tanto en el amor como en el espanto, en un surrealismo romántico que remite a Girondo y a Neruda, sin que por ello el autor carezca de una impronta propia. 
 
 En un tono, cercano a lo confesional, en “Invierno porteño”, Charpentier da una definición de su identidad: “Tengo una media sonrisa en la boca/ silbo un tango sin pensar en su nombre/.  Páginas adelante, en “Humanidad”, vuelve a su condición de poeta, esta vez en tercer persona: “Él silba melodías / que copian los pájaros/ pero sus amigos tararean/ propagandas de un celular”. 
 
 “Ya nunca me verás como me vieras” es el libro número catorce que publica Esteban Charpentier, todos de poesía, a excepción de “No seré marido pero tengo un remis” (prosa, 2010). Ha sido además co-editor y participante de “Oír ese río”, antología poética de los 5 continentes (2017), con un único tema el río, donde participaron 126 poetas de 59 países, en 29 idiomas diferentes. También fue co-editor y participante de la antología Arbolarium (2018), con único tema de árboles, que reúne a 148 poetas, de 78 países, en 45 idiomas diferentes. En mayo de 2020 saldrá la antología de los vientos, primera edición en Nueva York. Todas estas compilaciones son a beneficio de niños con los que trabaja la Fundación PIBES, que preside Charpentier.   
 
 Su poesía trasluce un sentimiento genuino que conduce a que no sólo el autor “abrace un tango / sin tenerle miedo a las palabras”, como afirma en “De La Plata”, sino que también el lector lo haga y pueda con la lectura de este libro abrirse a la belleza y a la emoción que despiertan estos poemas.                
 
COMENTARIOS
encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

síganos en Facebook