Lun 28.sep.2020 11:54 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

cultura-y-comunicacion-  | 

El libro Télam, el hecho maldito de interés parlamentario

16.01.2020 12:04 |  Noticias DiaxDia  | 

 La Honorable Cámara de Diputados de la Nación, con la firma de legisladoras y legisladores de la totalidad de los bloques políticos, declaró «de interés parlamentario» al libro «Télam, el hecho maldito del periodismo argentino», redactado por los periodistas Ariel Bargach y Mariano Suárez, ambos trabajadores de la agencia de noticias nacional.El material se encuentra disponible en todas las librerías del país, en las principales plataformas de comercio electrónico y -en forma gratuita- en la Biblioteca Nacional, la Biblioteca del Congreso de la Nación y la Biblioteca de la Corte Suprema de Justicia.Acompañamos el texto completo del proyecto.

La Cámara de Diputados de la Nación DECLARA:

Declarar de interés parlamentario el libro «TÉLAM, el hecho maldito del periodismo argentino, una historia narrada por sus trabajadores», de Ariel Bargach y Mariano Suárez.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

La agencia Télam, fundada en 1945 y en el presente bajo la mayor crisis de su historia, fue proyectada en el tiempo de su alumbramiento como la espina dorsal de un modelo tendiente a consolidar una mirada nacional, de carácter federal y público, entonces débil dentro del ecosistema de la comunicación.

Fue fundada el 14 de abril de 1945 con el objetivo de quebrar la hegemonía informativa que ostentaban entonces las agencias periodísticas estadounidenses Associated Press (AP) y United Press International (UPI). En 1948, la agencia consolidó su primera red de corresponsalías en todas las provincias y en 1966 se convirtió, además, en la agencia publicitaria del Estado, lo que le dio una solidez económica que perduró hasta la década del ’90.La agencia sufrió los vaivenes históricos de una Argentina que, en la segunda mitad del siglo XX, convivió entre democracias y dictaduras y, muchas veces, con gobiernos y programas antagónicos. Así se configuró, más de una vez, una tensión entre la idea de constituir un medio público, no gubernamental, con un diseño plural y abierto a todos los actores sociales, con las políticas de gobiernos absolutamente desinteresados en desarrollar un esquema de comunicación pública sobre esas bases.

Por eso el recorrido de 75 años de historia de la agencia reconoce diferentes momentos de conflicto. Un primer intento de cierre ocurrió con lallamada Revolución Libertadora. Entre julio de 1957 y septiembre de 1958, un grupo de doce trabajadores cumplió sus tareas sin cobrar para sostener en funcionamiento la empresa, cuya continuidad y financiamiento estaban amenazados.En 1963, bajo la presidencia del presidente de facto José María Guido, la agencia quedó atrapada en una disputa política entre los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas. En ese contexto, Guido dispuso el 30 de mayo de 1963 la clausura de Télam, pero la medida no se pudo ejecutar en su efímero mandato.

Durante la dictadura militar, Télam fue sumada al operativo de sometimiento de los medios que requirió, necesariamente, la persecución de muchos de sus trabajadores.

En ese oscuro período la agencia sufrió un amplio programa de despidos y algunos de sus trabajadores fueron víctimas del accionar represivo. Héctor Jesús Ferreyros fue secuestrado y asesinado a fines de 1977; Alejandro Almeida desapareció en 1975 y Célica Gómez fue secuestrada y enviada a Uruguay, donde fue asesinada. Fueron parte de los 172 trabajadores de prensa desaparecidos durante la dictadura.

Otro intento de cierre fue impulsado por el economista Domingo Cavallo, en el marco de la llamada «Segunda Reforma del Estado», en 1996, como parte de un programa de recortes del gasto público. El Poder Ejecutivo llegó a sancionar el 24 de junio de 1996 el decreto 660/96 un decreto que contemplaba la liquidación de la empresa. Los trabajadores iniciaron rápidamente gestiones frente al ala política del gobierno y se logró revertir la decisión.

En 2000, con la presidencia de la agencia en manos de Rodolfo Pousá, hubo un nuevo intento de cierre -alentado por las principales empresas de comunicación del país- del área publicitaria que fue resistido y revertido por una lucha de los trabajadores de la agencia, que iniciaron una huelga, tomaron como propio el servicio informativo y visibilizaron el conflicto. El gobierno debió mutar su programa de cierre por un plan de retiros voluntarios. Aquel triunfo moldeó una identidad para los trabajadores de Télam.Pero ningún ataque a la agencia tuvo la magnitud del que promovió Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, bajo el gobierno de Mauricio Macri, en 2018. El gobierno despidió a 354 trabajadores (el 41 por ciento de la planta), desarmó el sistema federal de las corresponsalías y tercerizó y privatizó el trámite de control de la pauta publicitaria oficial.

La magnitud del recorte desató una enorme reacción de los trabajadores, que sostuvieron una huelga durante 119 días -sin cobrar sus salarios- hasta que lograron, vía judicial, la reincorporación de los trabajadores despedidos con una declaración cautelar sobre la ilegalidad del plan de despidos, probado su carácter discriminatorio y persecutorio, entre otras razones.Esa inmensa huelga se convirtió en uno de los primeros ejemplos de resistencia sindical exitosa a las políticas de ajuste del gobierno de Macri, que inició ese vaciamiento en su tiempo de mayor capital político.Este recorrido histórico, que valoriza la necesidad de medios públicos robustos, plurales y democráticos, fue sintetizada en el libro «Télam, el hecho maldito del periodismo argentino», redactado por dos periodistas de la agencia,Ariel Bargach y Mariano Suárez, que además ocuparon responsabilidades sindicales y tiene acreditados antecedentes en el plano académico.

El trabajo contiene, incluso, un anteproyecto de ley para renovar y consolidar el marco regulatorio de Télam, titulado «Una agencia pública no gubernamental con control parlamentario». La propuesta, a la luz del recorrido histórico reseñado, resulta un aporte indispensable para volver a pensar el perfil y la estructura de los medios públicos en la Argentina en pos de asegurar el derecho a la información y comunicación de la ciudadanía.

Por todo lo expuesto, solicitamos a nuestras colegas que acompañen el presente proyecto de declaración.


Título: Télam. El hecho maldito del periodismo argentino

Autores: Mariano Suárez y Ariel Bargach

Prólogo: Natalia Vinelli y Alejandro Bercovich

Edición: Trabajadores x Télam  y Mil Campanas, 468 páginas, 2019

ISBN: 978-987-45873-2-9  

Medidas: Alto 21 cm / Ancho 15 cm / Lomo 2,7 cm

Peso: 617 gr.

Puntos de venta recomendados

Librería Punto de Encuento Av de Mayo 1110

Librería Hernández Av. Corrientes 1311 | Av. Corrientes 1436

Antígona Libros Callao 737 | Av. Corrientes 1543 | Av. Corrientes 1583 | Las Heras 2597

 
encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

síganos en Facebook