Vie 14.Ago.2020 16:17 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

 | 

Poemas de Teresa Leonardi Herrán (Salta)

25.04.2020 00:01 |  Noticias DiaxDia  | 

MASACRE EN PALOMITAS I

Brillan con luz distinta en la noche de invierno
los dientes de los lobos que vomitó el infierno
y los rostros de los compañeros que entran en la muerte
Aquí cantó Celia la de los pechos llenos aún de leche
la última canción de cuna para el hijo arrancado de su seno
aquí espació sus ojos claros Giorgina que repartía
su sonrisa y su salario entre los condenados de la tierra
en este campo Pablo con los huesos quebrados
hincó su pobre rodilla para siempre
y las alas de Luis adolescente aquí afirmaron
su odio a las cadenas
 
De tanto fuego permanece el fuego
ni con dientes ni con balas muere el fuego
ni con mares se apaga su fulgor que atraviesa la historia
Llama que va de mano en mano de pueblo en pueblo
de mártires en mártires de hombre en mujer pasando
y volverá ceniza el mundo viejo
el mundo de la usura del hambre y de la jaula
 
De la sangre vertida en Palomitas
nacen soles y banderas fraternas
nacen jóvenes bosques donde la ronda de los niños canta
¿Lobo estás? Y responde la vida con fervor de muchacha
¡Se ha ido para siempre!
 
 REGRESO DE ORFEO
 
Crecía en el aire el agua de una campana
al principio imperiosa luego suplicante
volcando su claridad merovingia en los oídos
(salvo en los de la vieja cuidadora de gansos
mujer de la edad de piedra con su rito
de honrar a los dioses pastoreando animales)
confundiendo a los gallos heraldos
que anunciaban el huevo de una mentida lluvia.
Tú venías es esa agua convocadora de otros tiempos
nombrándome como entonces (cuando habitantes
de un idéntico sueño)
“aquí yace Teresa esa es la tierra que hoy araron sus ojos
hoy ocupada por su cuerpo”
antes ay mucho antes de que emprendieras el viaje a los
infiernos
Para buscar a eurídice
y ahora regresabas diciéndome
que la habías perdido para siempre.
Poco a poco tu rostro como un humo
fue cuando el felino memoria como una hijo pródigo
volvió después de amargo viaje a la guarida del olvido
y solo retuve parte de su plateada cola
una mecha de su pelaje azul
batíscafo con el que desciendo a un abolida tiempo
donde tu claro corazón aún vive
edificando el vuelo de los pájaros.
 
JUEGOS PROHIBIDOS
 
En una tarde ancha jugábamos en la acera provinciana
Los adultos habían sepultado sus cuerpos en las casas
y éramos nuevamente una desordenada reyecía
 
Una niña arrojó el ojo de vidrio de la muñeca
No se lo vio caer y sospechamos de la vereda vecina
donde vivía la pared de hiedra negra
 
Un terrible miedo me lanzó en la búsqueda
pero sólo encontré el ojo de dios incrustado en un triángulo
tal como lo dibujábamos en la escuela
 
A mi merced estaba el ojo aterrador
que lo miraba todo
hasta el oculto placer por el que quedaríamos enanas
o nos crecería pelo sobre las palmas
 
Aquí les traigo un ojo más precioso grité casi acezante
pero nadie me oía
Concentrados en equívocos juegos
no me reconocieron
 
Era inútil que dijese mi nombre
o enseñase las trenzas que enroscaban mi cuello
Ni siquiera el niño que me mostró su extraño sexo
orinando en la noche
pudo saber quién era yo
 
Los adultos emergían de sus capullos como orugas oscuras
Todos tenían mucha tierra en los vestidos
Quise correr hacia mi madre pero ya era tarde
La orilla invisible me había atrapado para siempre
 
EL CORAZÓN TATUADO
 
Por haber viajado por tu sangre
Conozco muchedumbre de soles
Oh viejo Ptolomeo celebro tu verdad
El universo gira alrededor de este animal terrestre:
El ciego y haraposo niño eterno que habita entre nosotros
Ahora que no estás
Llego al puerto de una Hiroshima devastada
Se desovilla el invierno nuclear
Estalla la memoria del paraíso que me habitó
Los días mezclan sus aguas
Ignoro si aún navego o he varado
"Amor construye un cielo
en la desesperación del infierno"
escribió Blake hace un siglo con tinta en mi corazón.

DESDE EL PROFUNDO POZO

Desde el profundo pozo
vimos cómo el brocal arriba acumulaba cielo

Lianas y sanguijuelas tejían redes viscosas
para atrapar lo que en nosotros como la llama subía

Cuando el brocal asomó el niño
con la balanza
y el reloj de arena presuroso vaciando
su materia terrible
debimos decidir en un instante
si la luz o la noche

Y apartamos las sombras
para izarnos hacia las nubes de oro
y reanudar el canto
de los hermanos muertos
 
FRIDA KAHLO
 
Multiplica su rostro sobre telas
en oficio ritual contra la muerte
ama más a los cuerpos que a la belleza
ama más a la revolución que a los cuerpos
desde el amanecer es el sinsonte único
que en Coyoacán el aire endulza
con los corridos y la Internacional
y aun cuando en ella arrecia el dios de los dolores
con la gangrena y el corsé de hierro
desencierra a la noche su corazón hermafrodita
el bacante la omnívora
Oh Frida Señora de Todos los Vuelos
préstanos tus alas en este fin de siglo
donde vivir lisiados es la norma
habítenos tu corazón de doble llama
quemándose por la justicia y la belleza.
 
OPERACIÓN “PLOMO FUNDIDO”
 
1937, abril 27, Guernica es incendiada desde el cielo
2008, diciembre 27, se inicia en Palestina otra lluvia de fuego
Hijos de la Shoá
(ese holocausto inscripto como mancha indeleble
en la piel de la historia)
¿son ustedes ahora
los que en el aire cavan tumbas para los niños
y renuevan el ciclo del hierro y la barbarie?
¿Con cuál llave abriremos la puerta del mañana?
¿Podrá crecer el árbol que dé luz y esperanza?
¿Qué Luxun nos dirá palabras-jabalinas
para de muerte herir este sol negro?
¿Qué Darwich regresará a cantarnos
su poema-intifada que derroque al infierno?
El amor derrotado
huye entre escombros que humean
y cuerpos que apagaron su resplandor carnal
¡No desesperen madres dolorosas del mundo!
Esta épica impura se hará ardiente memoria
y el viejo topo de las catacumbas
su insomne caminar seguirá terco
hasta que estalle el día de otro mundo posible

LA IMPRESCINDIBLE MÚSICA

Seguimos preguntándonos si el camino fue justo
si el que ahora elegimos nos llevará al mañana
si las rosas que estallan en este fin de siglo
podremos cultivarlas en todos los jardines
Hemos llorado mucho
Nadie ocupa el lugar de las sillas vacías
ningún rostro equivale a aquello que perdimos
el cielo sigue siendo el pez inapresable
Sin embargo la historia no conoce clausuras
Allí donde la muerte sembró sus mil semillas
brota esta brisa un viento el huracán futuro
que edifique azules moradas para el hombre
Serán otros entonces mis dulces animales
No este aire donde te amo no el fuego intermitente
no el subterraneo pájaro que sus alas nos presta
pero hasta tanto suene del nuevo día el oboe
de tu corazón bebo la imprescindible música
 
CLAVES

Si con los años el corazón supiera envejecer
qué serio y cuerdo como reloj suizo él anduviera
Vestido con chaleco con corbata
con qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido
y tejería cuando a otros encontrase
razonables pacíficos afectos

Pero si él no es prudente y loco ansía
salirse de sí mismo
extraviarse en almas que el azar dibuja necesarias
aprendiz de la estrella y del abismo
nunca peinará canas ni calzará zapatos de medida

Muriendo y renaciendo interminable en jardines ajenos
seguirá siendo niño llevando como único ropaje
llagas de amor
tatuajes de puñales celestes

MUJER DIBUJANDO LOS PAÍSES POR VENIR
 
Ha roto con el árbol genealógico.
Al señor con galera que vivía en su memoria derecha
Lo envenenó esta madrugada.
A la abuela con bucles
que en la foto se esconde detrás de un abanico
la encerró en el sótano.
Al tío que distinguía con su nariz enorme
quienes eran bastardos en familias ilustres
lo ha izado hasta las nubes para que no regrese.
En el invierno alimenta la estufa
con las hojas del Derecho Romano.
Aplaude los desastres bursátiles
y confía en los terremotos futuros.
¿Cuál dueño de los establos de occidente
podrá darle caza
a la jineta que cabalga furiosa
dibujando el mapa de los países por venir?

MUJER EQUILIBRISTA CON JOROBA

Amor sostiene solo el edificio
Cuida que las paredes no se herrumbren
que el techo tenga su territorio de gorriones
que el jardín siga abrevando en la garganta del mañana
Mujer trapecista sobre la cuerda de un sueño
esquivando huracanes eclipses nubes desmemoriadas
cargo sobre mi joroba la belleza de un tiempo que huye
y te llevo en mis brazos cual si fueras un niño
amigo que encontraste una muchacha frutal
lejos del bosque de mi corazón
Abajo en las arenas del circo
la gente ansiosa aguarda que mi pie tropiece
que se rompa con estrépito de porcelana azul
de cántaro irrepetible
el mundo que construimos
Los que esperan el espectáculo tendrán que marcharse
recoger sus tristes sombreros acomodarse los ojos de vidrio
el circo no cumplió lo que anunciaba
La equilibrista a pesar de todo
vuelve a posar su pie en el lugar donde la vida sigue

FIDELIDAD A LA LUZ

En las fronteras del sueño ciertas palabras recobran su sentido
la palabra felicidad por ejemplo
y otras como amor libertad esperanza
pero qué haré de ellas ahora que ovillada como un feto
lista para subir al último tren
sé como Gulliver que los gigantes no oirán mi voz

Y sin embargo contra toda lógica
veo gente que habita la casa de la confianza
Atentos solo a sus pequeñas alegrías
colocan todas las mañanas un velo negro a las contradicciones
esas evidencias de un mundo descompuesto
Qué haré yo para dejar de ser espina
en la carne de su mediocre dicha
No mencionar los gritos de las Hécubas
los lamentos de las Antígonas
que no pudieron enterrar a sus muertos

Hoy es verano
El aire denso y carnal me pide que me abandone al sí
que mis ojos coincidan con la noche creciente
con las tristes mentiras
olvidando que un día no conocido
me aguarda con su pájaro en el fondo del tiempo
que ni siquiera el dolor puede eximirnos
de seguir sosteniendo nuestra terca fidelidad a la luz

LA REVOLUCIÓN DICE NO

“Sin más alternativa que la lucha”
Leonel Rugama
La revolución dice no
Hace diez años vino para quedarse entre nosotros
y no se irá
Es hermosa pobre Desde el amanecer ordena la casa
reparte el poco pan que hay entre todos sus hijos
lee el poema de una recién alfabetizada
se seca las manos en su camisa de cotona
La revolución es memoriosa
sabe cuánto dolor fue necesario para que ella llegase
cuántos muertos después en los alrededores
para que los enemigos no entraran en la casa
La revolución dice no
dice que no se irá de su cocina de su patio
tiende la cama para sus millones de enamorados
que ahora están bajando de la montaña
viniendo de las ciudades
para decirle al oído de su reina
“sin más alternativa que la lucha”
La revolución dice no
“No pasarán”
 
Teresa Leonardi Herrán nació en Salta (1938/ 2019). Poeta, traductora y docente universitaria. Egresada de Filosofía ejerció la docencia primaria y universitaria. En 1982 es co-fundadora de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Comprometida  con las problemáticas sociales participó activamente en la vida política y en las luchas gremiales.
 
Libros de poesías: "Incesante memoria", "El corazón tatuado", "Rizomas".
La Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta la distinguió con el Primer Premio Anual de Poetas Editos.
 
Su obra poética ha sido galardonada con diferentes premios y menciones. Ha sido incluida en varias antologías entre las cuales figuran "Poesía del Noroeste Argentino Siglo XX" de Santiago Sylvester , "200 años de poesía argentina" de Monteleone y "Poesía social y revolucionaria del siglo XX" compilada por Jorge Brega.
 
Publicó trabajos de crítica literaria en periódicos y revistas especializadas. Tradujo al castellano la obra poética de Jean Follain, de Albertine Sarrazin y de Jacques Brel.
 

encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

síganos en Facebook