Mié 28.Oct.2020 23:27 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

cultura-y-comunicacion-  | 

Entrevista a la artista visual Susana Bonnet. Por Omar Ramos

“El libro-catálogo es un modo de transitar la espera hasta una nueva fecha de exposición, que espero sea pronto”

17.09.2020 15:57 |  Noticias DiaxDia  | 

Me contacto con la artista visual Susana Bonnet por zoom, a través del cual veo su atelier, rodeado de pinturas, donde el color y la abstracción figurativa impulsan la imaginación y los sentidos. En esta entrevista, nos cuenta que varias de estas obras ha podido plasmarlas en un libro-catálogo de reciente publicación, que reúne sus más de 20 años en las artes visuales.
 
¿Cómo vive una artista visual estos tiempos de pandemia y cuarentena? 
Considero que estos tiempos apocalípticos generan nuevos desafíos. Creo que, por otra parte, dentro de lo positivo de la cuarentena, nos conduce a un buceo interior, a ser más solidarios, a tener conciencia del otro y comprender que somos parte de un todo, nosotros y el universo. También nos llevó a aprender nuevas disciplinas y enfrentar desafíos postergados. Por ejemplo, concreté un proyecto de incorporar la fotografía, no en su forma pura, sino editándola y creando de las imágenes obtenidas una nueva realidad como obra única de arte digital.
 
¿Pudiste crear obras nuevas en este tiempo de aislamiento?
Al comienzo de la pandemia no producía obras nuevas. A medida que fueron pasando los días, y luego de muchas charlas con la profesora Lelia Reta, -cuyos atinados comentarios me han acompañado a través de todo el desarrollo de mi obra-, y ante la imposibilidad material de mostrar mis trabajos comencé a compartirlos semanalmente a través de las redes sociales.  Luego fue surgiendo la idea de hacer un libro que reuniera mi actividad en el arte. Así nació este libro-catálogo que reúne mis más de 20 años en las artes visuales.

 
Contanos acerca de la creación de este libro…
En abril de este año tenía todo organizado para realizar una exposición de 20 años en el arte, en el Centro Cultural Borges, con la curaduría de Pelusa Borthwick, y el libro es un modo de transitar la espera hasta una nueva fecha que espero sea pronto.
Fue así como con la colaboración de la curadora-galerista Pelusa Borthwick  y mi editora Silvana Visconti, contando ya con las fotos de Juan Pablo Castrillon -que habían sido actualizadas hasta principios de este año-, comenzamos a trabajar sobre este proyecto, ampliando la propuesta preparada originalmente para el catálogo de la muestra e incorporando otras obras. Ante la idea de hacer una publicación que muestre 20 años de trayectoria, nos enfrentamos al desafío de tener que hacer un recorte. Toda selección implica elegir y descartar. 
 
¿Qué criterios utilizaste para la selección de las obras? 
Con Pelusa Borthwick y Lelia Reta hicimos una primera selección de las obras que reflejan las distintas etapas de mi trabajo. Muchas de esas obras integrarán la muestra del Borges.  A partir de ese material, Silvana Visconti, editora y diseñadora del libro, hizo una segunda selección ya desde la mirada de una publicación,  porque hay que considerar que las obras conviven, se enfrentan entre páginas y dialogan entre sí y ese diálogo visual quedó potenciado con fragmentos de textos de críticos de arte de la valía de Rosa Faccaro, Lelia Reta, Feliz González Mora y Francisco Arroyo Ceballos,  porque en su momento ellos pusieron en palabras lo que yo había plasmado en mis obras, como un doble registro que resultó muy valioso para mi trabajo como artista visual.

 
¿Mantenés en tu vida artística la rutina anterior a la pandemia?  
La reinicié con mucho entusiasmo y mantengo las mismas horas de trabajo. Mi taller está en el primer piso de una casa antigua en Saavedra, con un balcón que da a la calle   –por ahora bastante solitaria-, que me permite contactarme en cierto modo con el mundo exterior.
La vida de un artista, aunque es en un punto bastante introspectiva se nutre, de los viajes, las inauguraciones, las reuniones, las ferias y lo más importante, el contacto con las personas. Por ahora todo se encuentra en suspenso a la espera de que termine esta situación.
¿En qué formato está editado tu libro?  
Por el momento se produjo en formato libro virtual y más adelante saldrá una versión impresa.

¿Cuál es la temática del libro?
El libro es un recorrido breve de las distintas etapas de mi obra, que en sus inicios fue más realista, para ir lentamente despojándome de la imagen y plasmar los sentimientos que el afuera me produce. Dentro del libro-catálogo también incorporo un par de libros de artista. Los libros de artista incorporados a la publicación son: Develación y Los indios estaban cabreros. Una particularidad que tiene ese género visual, es que el público se relaciona con la obra en una forma interactiva, ya que se puede tocar, mover, abrir, recorrer en múltiples formas, lo que obviamente ahora no es posible.
Muchas veces trabajo en series. En la selección de obras podría citarte algunas de la serie Cautivos del tiempo entre las cuales se incluyeron Cautivos del tiempo y Horas de sol. De la serie Los emigrantes acompañamos la obra Identidad.
Entre los cuadros también hay evocaciones al campo y a la paz de un pueblo-ciudad rural, como Lobería, que es la tierra natal de Raúl -mi esposo-, que en oportunidades es evocada a través de Trigal y Tiempo de cosecha, Siesta en Lobería, La red del Perdido, Estampida. También agregamos obras de abstracción que es la línea que sigo actualmente.


¿Con qué tipo de pintura te identificás más? 
Dentro de la obra abstracta se trata mayormente de abstracción figurativa, en las que conviven imágenes de vivencias y experiencias sensoriales, producto de mi observación constante del entorno y de la humanidad toda. En cuanto a los materiales de las obras seleccionadas hay óleos, acrílicos, pasteles, carbonillas, imprimaciones, tinta, en fin, diversos elementos que caracterizan mis trabajos siempre atravesados por el color, como característica dominante. Feliz González Mora, mi primer maestro, siempre me decía que yo era una colorista intuitiva y recién con el paso del tiempo pude comprenderlo. Es cierto, yo primero siento el color y luego lo vuelco a la obra, sin pasarlo previamente por un filtro académico.Luego, si veo que algo no funciona, lo evalúo desde un plano teórico con relación al color.
 
Me despido de Susana Bonnet con el deseo de que pronto pase este tiempo de pandemia y todos podamos disfrutar de su obra, exposición de 20 años en el arte, en el Centro Cultural Borges. Mientras tanto, su libro-catálogo se puede ver en www.susanabonnet.com
 
 
 
encuesta

Que navegador utiliza habitualmente

síganos en Facebook