Sáb 25.May.2024 16:44 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

 | 

Poemas de Alfredo Lemon (Córdoba)

15.03.2024 10:39 |  Noticias DiaxDia  | 

Obra abierta

El poema definitivo que nadie escribirá

Resonancias, una tensión tenaz,
euforia por pronunciar

El grito en la garganta es un fuego desde el fondo de la tierra

Una gaviota que nos hizo cosquillas en la playa
Uvas rojas
Una almohada de seda donde se escabulle el deseo
Pezones de miel y escalofríos

Un refugio para leer en las sillas del insomnio
La sombra de los zombis
La fiesta de los serafines
El júbilo de sentir el pulgar de Dios en el plexo solar
La estrella que guía a los sufridos

La gesta del kamikaze
La cobardía del bonzo
La verdad en su hora de hielo

El tiempo cumplido

Diamantes

Dos amantes en el centro de la noche

Ráfagas, momentos plenos, fugitivos
junto al fuego de la salamandra

Bebiendo un vino blanco
bajo el frío del cielo
y el barniz de la luna

Espléndidos y eternos
apenas vulnerables

“La novela de la poesía”
(en recuerdo de Tamara Kamenszain)

Deslumbrante: veo tiburones en las nubes del cielo.
Confío y me lanzo.

¿Será un trance, un guijarro espiritual, una apetencia?

Alerta: un acicate interior clama y reclama expresar.

Sideral: tu garganta es un ánfora concupiscente
que quiere nombrar el infinito.

Turbulencias y derivas.
A girar la perinola/ a desparramar las runas.

Resortes, espátulas, tornillos, fuelles.

¿Será una caricatura?
¿Una mentira del exorcista?

La araña teje unos mandalas
y la emoción sube por una enredadera.

Creíamos en los buenos tiempos idos,
el periplo donde uno siente estar yéndose
quedándose en un punto, el mismo.

Ofrenda: olvidá cualquier sentimiento de límite.
Seguirás vivo con la libertad del que todo lo perdió.

¿A dónde ir entonces y para qué?

Comprobar la verdad sería demasiado.

Nacimos para ser olvidados.
Somos apenas anécdotas de la madre literatura.

Sin embargo existe otro milagro por descubrir
y describir.

El poema quiere ser un canto santo:
ganzúa de otro reino,
un vía crucis.

“Ella duerme con piyama de seda”
                         a Laura Yasan in memoriam


Sí, sin ser tu amigo pero sí tu lector
te traigo con muchísimo respeto
una rosa blanca
y un libro con láminas de plata

Todo poema es fluctuación
desorden tácito
Su goce es un pez brillante y aceitoso

¿Qué habrá después?
¿Un limbo? ¿Una tormenta?
¿Un perpetuo andar en bicicleta?

¿Quién puede ver el mar
sin sentirse en comunión con todo?

Danzan las garzas bajo una luna roja
Hay candelas y candiles en la kermés de las libélulas
Somos una flauta en los labios de Krishna

Coronados de gloria juguemos
o juremos con gloria escribir

Joker

Selfies/ emojis/ hashtags
La historia escribe su propio troquelado de sucesos

La gente se nutre de titulares/crónicas/ fakes news
Surfea su tedio en las sinuosas olas del streaming y la web

Te amo Argentina/ país inverosímil
país mío en su mejor versión que no

El líder/ el héroe/ el virtuoso
fueron fantasmas sin nombre en la sombra

Cada cual despedazó caprichoso
las páginas de una época sin comprensión

Futuro futuro/ giros volátiles
Zumba una mosca atascada en medio del fango

Sin vergeles/ sin lagunas
Tambaleamos entre suertes y fisuras

Nave de locos
                      a Charly García

Vacila la existencia como un barco
por el mar del sinsentido.

Con sólo vivir te embarcas
en el destino de ser
aquél que navegando
busca una respuesta a lo que es.

Gira tu cerebro en Babilonia,
a la espera del último tictac de la vigilia.

Despojos. Basurales.
Escombros. Abandonos.

Es difícil regresar de estos sitios.

Un bufón vomita desde la garganta del mundo:
el absurdo es una pregunta que nunca cicatriza.

Carta a los maestros de la poesía argentina moderna

Cuando vamos atardeciendo, todos buscamos lo mismo:
dejar una huella, dormir en un sueño,
ser la levedad de una hoja que cae en otoño.

Si en algún momento fuimos fuego, estruendo/ cometas
ahora quisiéramos perdurar en pequeñas obras,
párrafos nuevos, olvidos gigantes.

Yo, poeta marginal y en retirada
(pero estudiante obstinado)
vengo a celebrar sus vidas con muchísimo respeto.

¡Tanto enseñaron!
¡Tanto legaron!

Queridos hermanos muertos, compañeros mayores,
sucedieron hechos gravísimos como los que ya en sus grandes días intuyeron...

La tiranía del consumo,
La traición de los líderes,
La vida por unas por un par de zapatillas.

Y también, la escritura como una pasión inútil,
rostros y rastros viralizados por celular,
fakes news,
cortar pegar, cortar pegar.

¡Tanto han servido!
¡Tanto han dejado!

Humildes y certeros en sus horas plenas
eludieron la vanidad que es naufragio del mezquino.

Queden tranquilos amigos,
Ojalá fuésemos dignos de ustedes el día de mañana.
¿Pero se vuelve alguna vez de alguna parte?

Reciban nuestra vergüenza: heredarán violencia y corrupción.
Reciban nuestra disculpa: heredarán mugre y productos light.

Ahora yo, poetastro menor,
ni joven ni sobresaliente,
quiero hacer de este saludo mi homenaje.

Les dejo mi recuerdo escrito para después.

Me amarro a la poesía:
Al desearla me defino.
Amándola, soy.

Evita

Bendita eres madre de los desamparados,
hermanos queridos de mi patria del sur.

Como un marginal me siento ahora, todavía,
cuando reconozco tanto error,
horror de dictaduras,
revoluciones mal paridas,
ideologías mal cogidas,
espanto armado.

No entendimos, no pudieron,
no pudimos, no entendieron.
Necesitamos golpearnos muchas veces,
aceptar ser emocionalmente zigzagueantes,
excéntricos, surrealistas, caóticos, católicos,
devotos sin fe.

Perdona, madre de los humildes
tantos intentos salpicados de sangre,
lágrimas sucias sobre torsos descamisados.

Madre querida, Evita
cura nuestra enfermedad, nuestra pobreza.

Eva, Evita, luz!
Sea la esperanza el latir de un pueblo vivo.

Eva, Evita, María unida a mí en este ruego.

Cobíjanos, reina en el cielo:
solo veo torpeza buscando libertad,
palabras que gritan contra un muro,
piedras arrojadas sobre el cristal de un papel.

Ampárame:

argentino, me siento un huérfano;
errabundo, sé que no es posible volver atrás.

El diez de Dios

Descansá Diego querido

Tus proezas y derrotas alcanzan para escribir una elegía

Descansá glorioso gladiador guerrero

Hiciste danzar al fútbol con la música de las esferas
Hiciste orgasmear a la Argentina con aquél gol a los ingleses

Sí compañero: tu juego fue belleza/ astucia
gracia de lluvia bajo el sol de los sueños

Descansá Diegote/ Pelusa/ Cabecita negra
Botín de los humildes/ Camiseta embarrada

Cargaste la cruz del triunfo
como una amante pegada al cuerpo

Éxito/ éxtasis/ excesos…

Es difícil regresar de esos sitios
y alejar a las tarántulas

¡Te abrazo grande Campeón!

¿Quién te quiso de verdad?
¿Quién te quiso de mentira?

Descansá hermano hermanito

Confesá que viviste

La tragedia sopla donde quiere
El destino lastima hasta a los héroes

Cotillón de la barbarie

Té y melancolía en una tarde de enero y lluvia
(Suena muy Giannuzzi pero es así)

Son horas heridas que habrá que suturar
Afinar para oír lo que no se dice
Abrir el ojo cíclope para ver lo que se viene

Quisiera obviar la reflexión moral
o abstenerme del contexto en que vive el país
pero eso también nutre la raíz conceptual de mi discurso

Vivo abierto a mi época al nombrar
(Algún crítico lo señaló)

En cada vuelta del mundo se estremece la muerte
El ser vuelve sobre sí al origen
La realidad pesa en la columna y en los hombros

La brevedad es rotunda y esplendente
Un traspié, un accidente, un alzheimer,
cualquier tragedia hecha a perder todo

¿Cuándo se está en un comienzo?
¡Cuándo se está en un final?

No irán a un saco roto los derechos humanos
No violarán nuestros deseos

¡A La Roca Tarpeya los corruptos!

El cuerpo y el alma piden fortaleza
Hace falta fe
Resistencia y resiliencia

¡Fervor, por favor!

¿Cómo se escribe/describe esta instancia?
¿Qué deberíamos contar y atestiguar?

Mientras el domador acaricia los lebreles del infierno,
somos comparsas de la calle del agujero en la media

El amor es inevitable o no será
La verdad, la belleza y la justicia
moran en los cielos verduzcos de Platón

Vendrán meses ansiosos ateos
apocalípticos y solos

No somos moscas cautivas bajo una campana de vidrio

Ilusión: ¿te irás para no volver?

Recuerdo como un flash el tiempo de pandemia
La literatura puede ayudar a entender los desaguisados
Allí cada autor esconde su vulnerabilidad
El destino avanza y la historia es arrasada
Tampoco hay tanta inteligencia deambulando la web

Ya termina el día y el viento bufa
Aún no se abren los umbrales del reino
No comerán juntos el lobo y el cordero

Que las palabras desperdigadas
no sigan siendo desperdicios

Un borracho vomita al salir de una cantina
Un mendigo duerme en una iglesia cerrada

Alfredo Lemon nació en Córdoba, Argentina en1960. Abogado. Ejerció como Profesor de Filosofía en distintas Universidades de Córdoba y en el Ateneo Filosófico de Nueva Córdoba. Continuó en la docencia en la cátedra de Derecho Constitucional en la Universidad Blas Pascal; en la cátedra de Historia de la Cultura en la Universidad Católica de Córdoba y en la cátedra de Teoría de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales.

Obra poética:

"Eclipses, arritmias y paranoias", 1983.
"Cuerpo amanecido", 1988.
"Humanidad hecha de palabras", 1993
"Sobre el cristal del papel", 2000.
"El pastor que fue amado por la luna" 2018 Edición e-book (Página de poesía)
"23", 2023.

Libro de ensayos: "El mono metafísico", 1991. Premio de la Asociación Argentina de Escritores.

Premios:
“Romilio Rivero, Municipalidad de Córdoba”. 1985.
“Plaza de los poetas, José Pedroni”. 1992.
“Escritores por la paz”, Sociedad Científica Argentina.1994.
“Premio Jóvenes Sobresalientes” de la Bolsa de Comercio de Cba. 1994.
“Asociación de Escritores Argentinos”. 1995.
“ Sociedad Argentina de Letras, Artes y Ciencias”. 1995.
“Premio Jóvenes por la paz” en 1995.
Tercer Premio Sociedad de Escritores de Río Cuarto 2000.
Mención de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores Villa María, Premio “Primo Belletti”, 2007.

Otros antecedentes y actividades:
En 1985 asistió al curso de Historia de la Filosofía Contemporánea en la Sorbonne 4. París. Francia.
En 1991 al Congreso Internacional de Filosofía en La Falda.
En 1997 al Congreso Internacional de Filosofía en Vaquería. U.N.Cba.
Colaboró en varios medios literarios. Desde 1990 al 2000 en el Suplemento Cultural del diario La Voz del Interior.
Y desde 2008 a 2022 en el Boletín Literario Basta Ya.
Miembro asistente al Seminario de autores de Córdoba en la Universidad Nacional de Córdoba
y a los Talleres de Poesía de la Biblioteca Córdoba.
Hizo su formación en talleres de escritura y de literatura argentina con Nélida Astrada, Hernán Jaeggi, Alejandro Schmidt, Elena Anníbali, Gabriel Pantoja, Jorge Fondebrider, Daniel Durand, Claudia Masín.
Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, al italiano y al francés.
Actualmente colabora regularmente con el blog de Gustavo Tisocco "Mis poetas contemporáneos" y en la revista "Palabras de poeta", asimismo en otros sitios virtuales.
Fue miembro del Foro Internacional de Literatura y Cultura por la paz. Y de la Asociación Mundial de Escritores.
síganos en Facebook