Sáb 13.Jul.2024 7:42 hs.

Buenos Aires
T: 29°C  H: 44%

cultura-y-comunicacion-  | 

Cine - Último tango en París. Por Dora Roldan

19.06.2024 18:18 |  Noticias DiaxDia  | 

Comienza la película con pinturas de Francis Bacon. En un paisaje parisino, un hombre se desplaza por el largo puente del Sena al otro extremo de la ciudad, una joven hace lo mismo hacia la misma dirección.

Hace frío, un viento helado acaricia la cara de los personajes. Ella, Jeanne (20 años) alocada y frívola, alegre se detiene frente a un cartel con un aviso de alquiler de un departamento, sube solicita las llaves.

Cuando Jeanne está haciendo el recorrido por el departamento, descubre un hombre, le pregunta si ella dejó la puerta abierta, él lacónicamente dice que no, es Paul (42 años) apasionado, malhumorado, y actitud rebelde con toda la imposibilidad de construcción.

Allí, ella se da cuenta que él sacó las llaves de la portería sin avisar. Se miran, se atraen, hacen el amor en forma pasional, violentos, desesperados en el departamento vacío.

Hacen un pacto de volverse a encontrar sin preguntarse los nombres, ni saber nada de cada uno de ellos, ambos atraídos por la sexualidad, forman un rompecabezas de sus vidas en paralelo a los encuentros.

Jeanne vive con su madre en un amplio departamento parisino, la joven está de novio con un joven director de cine, enamorado, que la filma todo el tiempo a su capricho. La familia de Jeanne mantiene una casa de campo donde viven viejos sirvientes cuidando la hacienda.

La madre de Jeanne vive de recuerdos, ante su marido militar recientemente fallecido.

Jeanne llega un día al departamento y ve a su madre separar todas las pertenencias del que fue su padre, la joven toma una chaqueta, y un sombrero militar, se viste con las prendas y toma el arma, cuando lo hace, mientras apunta a diferentes espejos como a enemigos imaginarios, va diciendo papá me llevaba a escuelas de tiros para que aprendiera a tirar. Sigue apuntando a un blanco imaginario y dice esto me lo quedo yo, (por la ropa y el arma).

Paul vive en un hotel que es propiedad de su esposa Rosa que acaba de suicidarse, en una habitación como una pasajera más. La madre de Rosa está en el hotel, Paul le ha avisado de su suicidio. La madre se pregunta lo mismo que Paul ¿por qué?

Paul no llega a saber  qué es lo que no comprendió acaso......busca en las pertenencias de su mujer una carta, una señal, no encuentra nada, solo recortes, tickets, un cuello de sotana de sacerdote.

Jeanne y Tommy ya como novios se van a casar, van hasta la casa de la madre de Jeanne.

Tommy siempre la filma así pasa  la cámara por las fotos que están con dedicatorias, todas ellas del padre de Jeanne en diferentes países en guerra, entre ellos, Vietnam, Se besan y prometen tener hijos con nombres de héroes, ideales, Fidel y Rosa de Luxemburgo.

Paul llega al hotel y se encuentra que todavía tienen la habitación y el baño ensangrentado, una mujer está limpiando, le entrega una navaja que es igual a la suya, pero no es la de él.

Sentado Paul mirando la nada, en primer plano en un soliloquio, donde dice que fue su mujer en su vida, que hizo y cómo fue ser marido y al mismo tiempo comportarse como natural que en el hotel viviera Marcel el amante de Rosa, con las mismas prendas, teniendo los mismos objetos, colaborando con los hábitos parecidos.

Paul y Marcel tienen una larga conversación sobre Rosa y sus comportamientos, hábitos y costumbres, tratando de explicar su suicidio.

Abre el plano, en un travelling, donde nos muestra que el soliloquio está dedicado a Rosa muerta, allí, en un féretro rodeada de flores, maquillada. Paul nunca deja de hablar, le reprocha que tenga tanto maquillaje, llora y le empieza a limpiar la cara y repite no te supe interpretar, no supe darte lo que esperabas de mí.

Esta patética escena es una de las más dolorosas de Último tango en París, la confesión más despiadada que podemos ver.

Jeanne y Paul en el departamento alquilado por él, se encuentran una vez más. Ella llega con un fonógrafo, él la mira y le pide que traiga manteca de la heladera, la da vuelta y le hace el amor violentamente, mientras le hace repetir: La Santa familia, la santa Virtud, templo de los buenos cuidados, donde los niños son torturados, hasta que dicen la primera mentira, donde la voluntad es quebrantada, la libertad es asesinada, por el egoísmo, familia me cago en todos vosotros y en la familia.

Jeanne y Paul se vuelven a encontrar cerca de un salón de baile de tango, empiezan a beber, mientras miran a los bailarines. Es un concurso, los que ganan bailan el último tango. En ese final la pareja, borrachos también bailan espasmódicamente, lo hacen en forma agresiva y díscola hasta que los echan.

Jeanne sale del salón y comienza a correr, perseguida por Paul, atraviesan calles, sin parar.

Jeanne entra a un edificio, sin perderla de vista ahí va Paul, ella sube por el ascensor, él por la escalera, entran a un departamento, ella lo rechaza.

En un momento los dos quedan muy cerca, en un primer plano, están a punto de besarse, suena un balazo, abre el plano sobre Paul camina, se tambalea, sale del living mientras dice: “mis hijos, esos que no tuve, esos que no conocerán este cielo, jamás verán estos árboles, jamás nacerán”. Paul se saca el chicle de la boca, lo pega en el borde del balcón y cae.

Jeanne en un primer plano ensaya la mentira que le dirá a la policía, no conocía a este hombre, era un loco, no lo conocía.

Una película que durante cincuenta años, se repitió que las Las prohibiciones fueron por los desnudos, por la mantequilla en la cola de María Schneider, etc., etc.

No, Bernardo Bertolucci en El Último Tango en París lo que denuncia es lo que sucedió en la guerra de Vietnam, que con aviones dejaban una estela tóxica sobre los soldados produciéndose en estos la esterilidad. En toda la película está planteado que lo desesperante es la imposibilidad de tener hijos, es estéril. Paul está convencido que el suicidio de Rosa es por no poder engendrar. La impotencia de Paul frente a Jeanne, por un futuro sin hijos, por culpa de la esterilidad.

El director Bertolucci hasta fue preso durante cuatro meses por el subido tono de la erótica de la película. Desde el 2016  en París hay una carta abierta que se firma en contra de Bernardo Bertolucci y Marlon Brando, ambos fallecidos, por lo sexual de la película. En contra del destrozo de la Guerra no.

Último Tango en París (1972) Franco Italiana

Dirección: Bernardo Bertolucci

Actores: Marlon Brando, María Schneider, María Michi, Jean Pierre Léaud

Máximo Girotti.

Productor: Alberto Grimaldi

Guión: Bernardo Bertolucci y Franco Arcalli

Consejero de Diálogos: Jean Louis Trintignant

Adaptación: Agnes Varda

Banda y Música: Leandro Gato Barbieri

Director de Fotografía: Vittorio Storaro

Director de Arte: Philippe Turlure

Maquillador: Phil Rhodes

Vestuario: Gitt Magrini

 

síganos en Facebook